Noticias

 

La espectacular bóveda de madera policromada de la iglesia de San Andrés, que data del siglo XVI, es un tesoro cultural oculto para la mayoría. Bautizada como "la Capilla Sixtina del arte vasco" por el restaurador jefe de la obra artística vaticana, Gianluigi Colalucci, la exposición podrá visitarse, desde el 15 de julio hasta el 15 de septiembre.

Será necesario concretar la hora (reservar) de la visita llamando al número 618 259 228 o escribiendo al correo ibarrangelu.turismo@gmail.com. Para garantizar una visita de calidad, el número máximo de personas será de 10 por grupo y el precio de la visita será de 4 euros por persona y la duración de la misma de una hora. Es recomendable que lleven prismáticos.

Las audioguías, disponibles en euskara, castellano, inglés y francés, podrán alquilarse llamando 618 259 228 o escribiendo al correo ibarrangelu.turismo@gmail.com. El precio de alquiler de cada audioguía será de 4 euros.

Novedades en la visita

Este año se agrega a la visita parte de la exposición “La pintura mural en Bizkaia. Un patrimonio escondido (1450-1850)” que puso en marcha Bizkaikoa y que el año pasado estuvo expuesta en la sala Ondare de la Diputación Foral de Bizkaia. Esta exposición está organizada por estilos (Gótico, Renacimiento, Barroco y Rococó) y en Ibarrangelu se podrá visitar la parte que hace referencia al Renacimiento.

La exposición cuenta con una pared introductoria compuesta por tres paneles (euskara y castellano) con textos e imágenes relativos al periodo del renacimiento y una serie de torres cuadrangulares con el desarrollo pictórico de los diferentes edificios civiles y religiosos de Euskadi adscritos a dicho estilo artístico.

Además, el visitante podrá conocer de cerca el magnífico órgano romántico del año 1905 que se restaurará en Cataluña y Suiza este año. Este es un órgano singular ya que presenta un registro denominado ARPA.

En Europa solamente se conservan otros dos órganos que tienen incorporado este registro: el de la iglesia de Etxalar en Nafarroa y otro en Écija (Sevilla). El registro de piano arpa se incorporó al órgano romántico de San Andrés a raíz de la ley dictada por el Papa Pio X, que prohibía que éste (el órgano) se tocara durante ritos funerarios y época de cuaresma.