Patrimonio cultural y natural

 

La ermita construida en el siglo XV en devoción a San Pedro, está situada en  la cumbre del monte Atxarre a una altitud de 312 metros. Desde este punto denominado talaia de Urdaibai podemos disfrutar de unas vistas espléndidas de la Biosfera de Urdaibai, ofreciéndonos unas magníficas perspectivas del estuario, la desembocadura del río de Mundaka, los pueblos costeros de Busturia, Sukarrieta, Mundaka y Bermeo, la playa de Laida y el impresionante encinar cantábrico que se extiende desde este punto hasta la ermita de Ereñozar.

Se trata de una pequeña ermita de una sola nave con forma rectangular, con pavimento de baldosas de tierra cocida. Posee un pórtico en uno de sus laterales que cobija la puerta de acceso y dos ventanas; en el lado norte tiene dos pequeñas aspilleras.

Antiguamente, los ibarrangelutarras subían a la ermita en procesión el día de San Gregorio y durante la misa se bendecía sal para después esparcirla en Dantzaleku, lugar situado en el camino hacia Atxarre donde dicen que antiguamente se celebraban akelarres. Así, querían ahuyentar a las brujas de ese lugar. Por otro lado, la sal bendecida diluida en agua bendita también se esparcía en los huertos del pueblo para pedir buena cosecha.